MENÚ

Blog

HOGAR SÍ / Blog  / Vivir en la calle supone una amenaza real para la vida: comunicado ante el asesinato de una persona en situación de sinhogarismo en Málaga

Vivir en la calle supone una amenaza real para la vida: comunicado ante el asesinato de una persona en situación de sinhogarismo en Málaga

Desde el Observatorio HATEnto, impulsado por HOGAR SÍ,  queremos mostrar nuestra repulsa al asesinato de una persona en situación de sinhogarismo en Málaga. Expresamos nuestra condena ante estos hechos y denunciar la persistencia de los delitos y agresiones cometidos contra las personas en situación de sinhogarismo, siendo este el segundo asesinato en Málaga en cuestión de tres meses y medio. El pasado mes de noviembre alertamos de que otro hombre fue brutalmente golpeado en los jardines de Picasso de la ciudad tras recibir varios golpes, y que acabó muriendo horas después en el hospital Regional. Han pasado tres meses de este primer suceso y la policía no ha logrado detener al autor o autores materiales de la agresión. 

En cuanto al segundo suceso acaecido el pasado fin de semana, según hemos podido conocer a través de los medios de comunicación,el Juzgado de Instrucción número 14 de Málaga, acordó ayer martes por la tarde el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza del hombre detenido por la muerte una persona en situación de sinhogarismo en La Malagueta. 

Desde HOGAR SÍ nos hemos puesto en contacto con el Fiscal de Delitos de Odio de Málaga para mostrar nuestra preocupación por estos hechos y solicitar su implicación en la investigación. 

El Código Penal reconoce la especial vulnerabilidad que las personas en situación de sinhogarismo tienen frente a delitos basados en la intolerancia y los prejuicios, y recoge desde el pasado año la situación socioeconómica de pobreza y exclusión como una característica a proteger. Esta reforma del Código Penal supuso la introducción de la aporofobia en su artículo 22.4., reconociendo la aporofobia como circunstancia agravante de la responsabilidad penal. 

Ese reconocimiento en el Código Penal responde a la realidad de que estar en situación de sinhogarismo supone una amenaza para la seguridad y la integridad física y moral. Según datos del Observatorio HATEnto, el 47% de las personas sin hogar afirman haber sufrido, al menos, un incidente o delito de odio y en un 40,8% de las experiencias de victimización analizadas, las personas sufrieron agresiones de carácter físico. Además, seis de cada diez incidentes o delitos de odio analizados se producen durante la noche o la madrugada, cuando el nivel de protección y vulnerabilidad de las personas sin hogar es mayor. Durante estas horas, la afluencia de gente en las calles es menor y un acto tan cotidiano como es dormir, se convierte entre las personas en situación de sinhogarismo en un comportamiento de riesgo porque en un 60% de los casos, el lugar en el que se produjo el incidente o delito de odio coincidía con el lugar donde estaba durmiendo la víctima. Como es el caso de estos dos asesinatos en Málaga.  

Vivir en la calle mata y desde HOGAR SÍ exigimos a los decisores políticos que se posicionen claramente por la solución al sinhogarismo. La mejor garantía de que una persona no se exponga a morir o a ser agredida mientras duerme en la calle es que disponga de un hogar. 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies