MENÚ

Blog

HOGAR SÍ / Noticias  / Más de 7.000 plazas de emergencia para atender a personas sin hogar durante la pandemia

Más de 7.000 plazas de emergencia para atender a personas sin hogar durante la pandemia

  • HOGAR SÍ lanza un mapa con información sobre los recursos habilitados durante la pandemia 
  • Más del 91% de las nuevas plazas se han habilitado en alojamientos colectivos y menos del 1% en viviendas normalizadas 
  • Un total de 90 municipios han habilitado 7.341 plazas de emergencia para ofrecer alojamiento y atención básica 
  • HOGAR SÍ presenta un Plan de transición con recomendaciones y propuestas para las administraciones públicas

La crisis sanitaria generada por la COVID-19 ha hecho que el problema del sinhogarismo sea más evidente que nunca. Las medidas adoptadas para frenar la curva de la pandemia, que incluían la obligación de confinamiento para la ciudadanía, han provocado que las administraciones públicas hayan tenido que habilitar 7.341 nuevas plazas de alojamiento de emergencia para personas que se encontraban viviendo en la calle cuando comenzó el estado de alarma, es decir, estaban fuera del sistema de atención. Además de las reordenaciones de los centros de atención ya existentes, se han habilitado 116 nuevos centros en espacios como pabellones o polideportivos.

De las más de 7.000 nuevas plazas creadas, más del 91% se han puesto en marcha en alojamientos colectivos, es decir, similares a los albergues y centros de atención ya existentes y mayoritarios en el sistema de atención al sinhogarismo en nuestro país. Casi un 8% de estas nuevas plazas se han habilitado en hoteles y pensiones y menos del 1% del total en viviendas normalizadas. Estas nuevas plazas de alojamiento, para que las personas en situación de sinhogarismo no tuviesen que pasar la pandemia viviendo en la calle, se han abierto en un total de 90 municipios de todo el país, la mayoría de ellos, capitales de provincia.

HOGAR SÍ ha elaborado un mapa que permite conocer la información sobre los municipios que han aumentado los recursos de atención para personas en situación de sinhogarismo diferenciando entre plazas creadas en alojamientos colectivos, plazas habilitadas en hoteles o pensiones y en viviendas. Los datos mostrados en el mapa se han recogido a través de un monitoreo de las informaciones aparecidas en medios de comunicación y los perfiles oficiales de ayuntamientos y comunidades autónomas en las redes sociales.

Una respuesta condicionada por el modelo de emergencia

La respuesta al sinhogarismo durante la crisis sanitaria ha puesto de manifiesto que el sistema de atención al sinhogarismo en España es del todo insuficiente para abordar el alcance real del sinhogarismo, tanto en términos cuantitativos como cualitativos. Aunque las medidas, necesarias y valiosas, fueron impulsadas en un tiempo récord y con gran esfuerzo por parte de las entidades y administraciones públicas, las brechas del sistema de atención al sinhogarismo han sido más visibles que nunca. Ha tenido que añadirse emergencia a un sistema que ya se basaba en la emergencia.

Esta situación de partida ha hecho que la respuesta haya estado marcada por las escasas posibilidades de la red de atención. Las principales acciones han consistido en:

– Eliminar la temporalidad característica de la mayoría de los recursos y alargar los tiempos de estancia en los servicios de alojamiento.

– Aumentar el aforo de algunos de los recursos ya existentes.

– Reordenar los centros para intentar garantizar las medidas de distanciamiento físico y proveer espacios para el aislamiento.

– Generar nuevas plazas de alojamiento en grandes espacios y, en un porcentaje mucho menor, en hoteles, pensiones y viviendas.

El sinhogarismo en la nueva normalidad

HOGAR SÍ, junto a Provivienda y Asociación Bokatas, ha elabora un Plan de transición para el sistema de atención al sinhogarismo tras la COVID-19 con recomendaciones y propuestas para las administraciones públicas. Este plan busca servir de guía para que la respuesta de emergencia dada al sinhogarismo durante la crisis sanitaria derive a un sistema que esté orientado de manera efectiva a solucionar este problema estructural.

Entre las principales medidas recogidas en este plan se encuentra la necesidad de que las personas alojadas en los recursos activados durante la crisis sanitaria pasen a programas de acceso a vivienda normalizada, con o sin apoyos, en función de las necesidades. En este sentido, las modificaciones del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 son una oportunidad para avanzar en la transformación del sistema de atención al sinhogarismo con el acceso a la vivienda como la base del cambio. La financiación para aumentar el parque de vivienda social y asequible, así como las ayudas a las personas en situación de una mayor vulnerabilidad, serán las dos claves para abordar las exclusiones presentes y prevenir las futuras. En definitiva, medidas que impidan que las personas en situación de sinhogarismo alojadas durante la crisis vuelvan a las calles de nuestras ciudades.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies