MENÚ

Blog

HOGAR SÍ / Blog  / La salud mental en las soluciones de vivienda Housing First

La salud mental en las soluciones de vivienda Housing First

En la sociedad española como, desgraciadamente, en la mayoría de las sociedades occidentales, el término “enfermedad mental” o “trastorno mental” supone una etiqueta acompañada de cualidades negativas, de desprestigio, rechazo e incluso temor. Esta marca diferenciadora asociada a la salud mental está cargada de estereotipos, prejuicios y una tendencia a la discriminación que puede provocar, incluso, comportamientos agresivos hacia las personas con problemas de salud mental. En este contexto, el elemento más peligroso y, por desgracia, más frecuente de la estigmatización social lo encontramos en el miedo a la propia etiqueta de las personas con un problema de salud mental, así como otros estereotipos asociados a este colectivo.

Todo lo anterior, no significa pensar que las personas con problemas de salud mental carecen de dificultades o retos para lograr una vida plena. Por ello, en este artículo hablaremos de qué se entiende por “problemas de salud mental” y sobre la llamada orientación basada en fortalezas, que utilizamos en nuestra solución de viviendas Housing First, para fomentar procesos de desestigmatización y recuperación de una identidad más allá de las etiquetas.

En la solución de viviendas Housing First de HOGAR SÍ, entendemos el concepto de problema de salud mental como una alteración de tipo emocional, cognitivo y/o del comportamiento, en que quedan afectados procesos psicológicos básicos como son la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción, la sensación, el aprendizaje, el lenguaje, etc. Lo que dificulta a la persona su adaptación al entorno cultural y social en que vive y crea alguna forma de malestar subjetivo.

El término que se ha utilizado para describir esta situación ha ido evolucionando con el tiempo. Anteriormente, se utilizaba el término “enfermedad mental”. Posteriormente, se incorpora “trastorno mental grave” como forma de descripción, y actualmente el término que genera mayor consenso entre profesionales y clientes de servicios es el de “problemas de salud mental”.

No obstante, en la solución de viviendas Housing First creemos que cada persona es propietaria del uso del lenguaje, y que existen personas que prefieren referirse a las dificultades a nivel emocional, cognitiva y social que experimentan con el término “enfermedad”, pues ello les empodera y les capacita para conseguir sanarse y/o recuperarse de dicha enfermedad. En cambio, otras personas pueden preferir otros términos, como “problema de salud mental”.

Desde la solución de viviendas Housing First, valoramos la relevancia de no centrar el foco de atención en los síntomas de un problema de salud mental, y sí en la persona como ser humano que vive, siente, piensa y sufre.  En este sentido, es desde el cual nos basamos en una orientación basada en las fortalezas, como elemento que fomente la recuperación.

Las fortalezas son patrones de pensamientos, sentimientos y conductas que estimulan y dirigen al individuo hacia una efectividad máxima; puntos fuertes dentro de la personalidad de cada individuo identificados como universales, presentes y reconocidos como positivos por múltiples culturas. Las fortalezas son factores de la personalidad que se manifiestan en los comportamientos de las personas, que son buenas por sí mismas, contribuyendo al bienestar y a la satisfacción vitales. Para conseguir los objetivos personales de bienestar, felicidad y crecimiento puede ser más útil reconocer las fortalezas ya existentes y la puesta en funcionamiento de estas que centrarse en los déficits o características negativas personales.

El marco de trabajo que nos ofrece la solución de viviendas Housing First nos permite sostener apoyos basados en las fortalezas de la personas:  la transformación que posibilita el trabajo con las fortalezas personales en este campo se produce desde ideas y etiquetas de enfermedad en la autodefinición de las personas usuarias (por ejemplo, los, desgraciadamente, muy frecuentes “soy un enfermo y no puedo hacer nada” y  “la sociedad me odia y me mira con miedo”), hacia la autoetiquetación basada en características y virtudes de personalidad que son extrapatológicas (por ejemplo, “más allá de un problema de salud mental, soy una persona curiosa, a la que le gusta aprender cosas nuevas”).

El proceso de recuperación que llevamos a cabo en esta solución no solo va a constituir la eliminación progresiva de conceptos de autoestigma, también debe propiciar la creación de nuevos papeles sociales y personales en la persona. Estos nuevos roles, más allá del omnipotente papel de “soy un enfermo mental” o “soy una persona con un problema de salud mental”, deben basarse en resiliencias, en potencialidades personales, en virtudes y características personales de fuerza, lucha, superación y crecimiento.

Creemos en la necesidad de adoptar un “enfoque salutógeno” basado en el concepto de una “salud mental positiva”, de capacidades, frente a una etiquetación meramente biologicista de déficits, como una forma de incrementar experiencias y emociones positivas, pues esto puede ser una plataforma inmejorable para facilitar la recuperación.

Como señalábamos, es vital continuar la lucha, a nivel ideológico y técnico, por la eliminación de aquellos sesgos de estigma hacia la salud mental, incluyendo la presencia de autoestigma en las propias personas con este tipo de problemas de salud. Los procesos de normalización y desvictimización son, a nuestros ojos, necesarios para la recuperación de la sensación de control vital.

Uno de los principios de todo movimiento basado en la recuperación es la lucha por el cambio social, en concreto, el esfuerzo dedicado por sustituir los miedos y prejuicios en la sociedad hacia las personas con un problema de salud mental. El autoestigma, producto de la percepción de esas conductas discriminatorias de estigma en sociedad, conlleva de forma inherente una gran desvalorización de uno mismo. La sustitución de sesgos de autodesvalorización por pensamientos ajustados basados en capacidades y fortalezas personales, pretende ser la primera piedra en dicho proceso social.

Pablo Marchesi, coordinador del área de Salud Mental la solución de viviendas Housing First de HOGAR SÍ

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies