MENÚ

Blog

HOGAR SÍ / Blog  / Vacunación y sinhogarismo

Vacunación y sinhogarismo

A la atención de los integrantes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud

Saludos,

Mi nombre es José Manuel Caballol, soy director general de HOGAR SÍ. Nuestra organización  existe para que ninguna persona viva en la calle y entiende el trabajo para conseguirlo desde una enfoque de derechos a la vivienda, a la salud, al trabajo y a la no discriminación.

El motivo de esta carta es ponerles de manifiesto nuestra preocupación por la falta de concreción y descoordinación al respecto de la vacunación de las personas en situación de sinhogarismo frente a la COVID-19. Consultada la última actualización de la estrategia de vacunación frente a COVID-19 en España con fecha 30 de marzo de 2021, observamos que no existe ninguna mención a las personas en situación de sinhogarismo, cuestión que nos parece que es necesario subsanar por los siguientes motivos:

Aunque la evidencia científica por desgracia no es muy elevada, de acuerdo con una investigación realizada en Canadá, las personas en situación de sinhogarismo tienen más posibilidades de contagiarse por COVID-19 y, en caso de hacerlo, tienen diez veces más posibilidades de necesitar cuidados intensivos y cinco veces más posibilidades de morir por coronavirus.

En estos momentos, la falta de criterios claros está produciendo que las Comunidades Autónomas estén tomando decisiones distintas, generándose asimetrías entre ellas o incluso casos difícilmente comprensibles, en los que el personal que atiende a las personas en situación de sinhogarismo es vacunado, mientras estas personas no lo son. Además, esta situación, contrasta con las medidas que ya han tomado países de nuestro entorno como Rumanía, Dinamarca o en algunos lugares de Alemania, como Berlín.

En estas circunstancias no se trata solo de priorizar a las personas en situación de sinhogarismo sino de trazar estrategias de colaboración estrecha con los servicios que utilizan estas personas (alojamiento, alimentación, rutas de calle, centros de día, etc.), así como los departamentos de la administración implicados (sanidad, vivienda y servicios sociales) y con las entidades del tercer sector que trabajan de manera más directa con la población. Asimismo, debería plantearse un sistema flexible que permita varias oportunidades de fácil acceso para recibir la vacuna y su segunda dosis, en caso de ser necesario.

Queremos señalar también que la vacunación de las personas en situación de sinhogarismo va a implicar un importante reto logístico, empezando porque cerca del 20% de las personas en esta situación carecen de tarjeta sanitaria. Por otro lado, es importante señalar que aquellas personas que o no acuden o no tienen plaza en un centro y viven en la calle sufren unos niveles de exclusión muy elevados, lo que supone importantes retos a la hora de hacer el seguimiento de estas personas e inocularles segundas dosis, en caso de ser necesario. Por tanto, entendemos que se debería priorizar el uso de la vacuna de Janssen, que requiere una sola dosis en estas personas.

Consideramos que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud es el espacio adecuado para que ustedes alcancen acuerdos que permitan una actuación coherente en todo el territorio, garantizando el derecho a la salud de unas personas que, por el hecho de carecer de una vivienda, ya sufren una importante vulneración de sus derechos. Es importante que el acuerdo que alcancen incluya incorporar a las personas en situación de sinhogarismo como uno de los colectivos prioritarios en la estrategia de vacunación y que, además, siente las bases para la coordinación entre los departamentos de sanidad y servicios sociales, para incorporar a la estrategia de vacunación pautas específicas que aumenten las posibilidades de éxito especialmente con la población en situación de calle.

Quiero despedirme de ustedes haciéndoles partícipes de una reflexión y es que en España existen al menos 33.000 personas en situación de sinhogarismo. Es un número menor a la población de cualquier capital de provincia y aunque su número no parezca en términos cuantitativos muy importante, la magnitud de la vulneración de sus derechos es extrema. Solemos decir que problemas operativos, como estos que planteamos con la vacunación, no sería necesario abordarlos si estas personas dispusieran de una vivienda adecuada y nos reafirmamos en ello, pero también entendemos que en este momento concreto y para que exista un horizonte en el que su derecho a un hogar se pueda ver cumplido es fundamental vacunar a estas personas y salvaguardar su derecho a la vida.

Afectuosamente,

 José Manuel Caballol

Director General de HOGAR SÍ

 

¿QUIERES IMPLICARTE MÁS? ACTÚA

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies