MENÚ

Blog

HOGAR SÍ / Blog  / «Combate el odio, acaba con la aporofobia» una campaña que hemos puesto en marcha para alertar acerca de los delitos de odio sufren las personas en situación de sinhogarismo

«Combate el odio, acaba con la aporofobia» una campaña que hemos puesto en marcha para alertar acerca de los delitos de odio sufren las personas en situación de sinhogarismo

Hemos puesto en marcha una campaña para alertar acerca de los delitos de odio y concienciar acerca de la aporofobia que sufren a diario las personas sin hogar.

El pasado mes de junio, la aporofobia se sumó a la homofobia o al racismo como agravante de los delitos. El término aporofobia fue acuñado por la filósofa Adela Cortina para poner nombre al odio, miedo o rechazo hacia las personas en situación de pobreza.

La aporofobia incluye la invisibilización, la discriminación, los insultos o las vejaciones, y en los casos más extremos, violencia física, agresiones sexuales u homicidios

Con el objetivo de visibilizar y concienciar acerca de esta realidad que sufren las personas en situación de sinhogarismo, hemos puesto en marcha la campaña “Combate el odio, acaba con la aporofobia #SinAporofobia” con el apoyo del presentador y periodista, Quique Peinado.

En el vídeo de la campaña el periodista entrevista a José Alberto, un hombre que (sobre)vivió más de  años ocho años en la calle, y quien fue víctima y testigo de este tipo de agresiones.

Según datos del Observatorio de Delitos de Odio HATEnto , el 47% de las personas en situación de sinhogarismo ha sufrido un incidente o delito de odio.

Sin embargo, el 83% de las víctimas de este tipo de delitos por aporofobia no denuncian, algunas de las razones son el miedo a las represalias, las barreras burocráticas o un sistema de protección y denuncia poco adaptado para su realidad.

La discriminación que viven a diario puede derivar en violencia por aporofobia, si no se combate, existe el riesgo de  las víctimas normalicen la discriminación y que generen sentimientos de culpa y vergüenza.

Según datos de la evaluación de la metodología Housing First en España,más del 80% de las personas en situación de sinhogarismo que han accedido a un hogar afirma no haber sufrido discriminación tras acceder a ella. “Lo que más protege a las personas en situación de sinhogarismo de los delitos de odio y la discriminación es tener una casa en la que vivir “ explica nuestra subdirectora, Maribel Ramos Vergeles.

Aporofobia en el Código Penal

La introducción de la aporofobia en el Código Penal es un reconocimiento a la vulnerabilidad de las personas en situación de pobreza, y especialmente a las discriminaciones sistemáticas que sufren las personas que viven en la calle, solo por el hecho de estar en esa situación” afirma Ramos Vergeles.

Durante la entrevista José Alberto narra algunas de las situaciones de violencia que ha padecido o de las que ha sido testigo. Según nuestros datos, más del 80% de las personas en situación de sinhogarismo que ha sido víctimas de un incidente o delito de odio lo han sido en más de una ocasión.

Además, 6 de cada 10 agresiones de este tipo se producen durante la noche. “Cuando se vive en la calle, no se duerme profundamente, sino que siempre se mantienen en estado de alerta. Un acto tan cotidiano como es dormir, se convierte entre las personas en situación de  sinhogarismo en un comportamiento de riesgo” comenta Ramos Vergeles.

Asimismo, la mayoría de las agresiones son realizadas en un ambiente de ocio nocturno por hombres jóvenes de 18 a 35 años.

Desde HOGAR SÍ alertamos que en dos de cada tres experiencias de incidentes o delitos por aporofobia, hubo testigos y el 68% no actúo y solo un 3% de los testigos de incidentes o delitos por aporofobia contra personas en situación de sinhogarismo llamó a la policía.

Lograr la incorporación de la aporofobia en el Código Penal es un éxito, ahora cualquier delito que se cometa, como robos, vejaciones, violencia física, violencia sexual, etc… por el hecho de estar en situación de sinhogarismo, será especialmente perseguido, ya que es un delito de odio a lo que la persona representa” asegura Ramos Vergeles.

En consecuencia discriminar alguien por su situación de sinhogarismo a la hora de acceder a un trabajo o de recibir un servicio público o privado, como ir al médico o entrar en un bar es un delito.

¿Quieres saber más? Tú también puedes combatir la aporofobia: 

Visita www.hogarsi.org/aporofobia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies