MENÚ

Blog

HOGAR SÍ / Blog  / 8M: Cuatro datos clave sobre sinhogarismo femenino

8M: Cuatro datos clave sobre sinhogarismo femenino

Este 8 de marzo, queremos poner el foco en la realidad a la que se enfrentan las mujeres en situación de sinhogarismo. El sinhogarismo es un problema estructural causado por múltiples factores de tipo social, económico y político. Este fenómeno supone graves violaciones de los derechos humanos como son el derecho a la vivienda, el derecho a la salud, el derecho al empleo, pero también el derecho a la seguridad, a la dignidad y a la propia vida.

Las mujeres en situación de sinhogarismo están expuestas a mayor violencia

El sinhogarismo es un problema que todavía no forma parte de las grandes preocupaciones de nuestra sociedad. Un fenómeno invisibilizado, que lo es aún más cuando nos fijamos en la realidad de las mujeres que lo sufren. En España, al menos 33.000 personas están en situación sinhogarismo, dos de cada diez son mujeres. Aunque estos datos nos muestran que el número de mujeres que no tienen hogar es menor que el de hombres, ellas están expuestas a un mayor grado de violencia. Si vivir en la calle supone una amenaza real para la vida de las personas sin hogar, en el caso de las mujeres esa amenaza es mayor. Como nos contaba Juliana, clienta de nuestra solución de viviendas para la autonomía, «volver a la calle es también miedo. Como otras mujeres, yo me acostumbré en los albergues a dormir con un tenedor o cuchillo al lado de la almohada».

El sinhogarismo y la violencia de género son dos fenómenos directamente relacionados

Hay un estrecho vínculo entre el sinhogarismo y la violencia de género. Aunque necesitamos conocer mejor esta realidad, los pocos datos existentes señalan que el 70% de las mujeres en situación de sinhogarismo ha sufrido violencia de género (Universidad de Barcelona, 2019). Las cifras nos muestran que tras el sinhogarismo femenino se esconde en muchas ocasiones la violencia de género. Un 60% de las mujeres señalan los episodios de violencia contra ellas como la causa directa de su situación de sinhogarismo (Asociación Aires, 2019).

Las mujeres que viven en la calle están expuestas a la violencia sexual y a los delitos de odio

Vivir en la calle es incompatible con el derecho a la seguridad y a la dignidad. Las mujeres en situación de sinhogarismo sufren agresiones, insultos y discriminación y, en los casos más terribles, violencia física, sexual y asesinatos. Según el INE, el 24,2% de las mujeres sin hogar han sido víctimas de agresiones sexuales. La violencia machista a la que se enfrentan también se alía con la aporofobia. Según datos del Observatorio HATEnto, el 60% de las mujeres en situación de sinhogarismo ha sufrido delitos de odio.

Los recursos deben adaptarse a las necesidades de las mujeres

Esta realidad nos lleva a plantear la necesidad de incorporar la perspectiva de género en las estrategias y planes de lucha contra el sinhogarismo. Necesitamos desarrollar recursos y servicios de atención que se adapten y respondan a las necesidades específicas de las mujeres sin hogar. Por ello, es urgente avanzar hacia modelos de respuesta que apuesten por la desinstitucionalización, las soluciones basadas en vivienda y el respeto por la autonomía y las decisiones de las mujeres.

Para todas las mujeres, todos los derechos. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies