MENÚ

Blog

HOGAR SÍ / Blog  / Ley de Igualdad de Trato: un instrumento para combatir la aporofobia, pero aún con margen de mejora

Ley de Igualdad de Trato: un instrumento para combatir la aporofobia, pero aún con margen de mejora

Desde HOGAR SÍ celebramos la incorporación de una serie de cuestiones clave para prevenir y luchar contra la discriminación a las personas en situación de pobreza y sinhogarismo dentro de la proposición de Ley de igualdad de trato y no discriminación. 

Gracias a las mejoras incluidas en el Congreso de los Diputados, nadie podrá ser excluido de un tratamiento sanitario o protocolo de actuación sanitaria por encontrarse en situación de sinhogarismo. Las administraciones sanitarias promoverán acciones destinadas a aquellos grupos de población que presenten necesidades específicas, como las personas en situación de sinhogarismo, con el fin de asegurar un efectivo acceso y disfrute de los servicios sanitarios de acuerdo con sus necesidades. Esta enmienda supone un avance importante, ya que las personas en situación de sinhogarismo se encuentran en muchas ocasiones excluidas de la atención sanitaria. A menudo, la ausencia de domicilio provoca que carezcan de tarjeta sanitaria (19,8% de las personas en situación de sinhogarismo no dispone de ella, según datos de la Encuesta de Personas Sin Hogar del INE de 2012). 

En el ámbito del acceso a los servicios sociales, las administraciones públicas garantizarán que no se produzcan situaciones discriminatorias, poniendo especial atención para establecer mecanismos que eviten excluir a las personas con una situación socioeconómica más débil o que se encuentren en situación de sinhogarismo. Las conclusiones del Informe del Relator de las Naciones Unidas sobre Pobreza respecto a su visita en febrero de 2020 pusieron de manifiesto que determinadas políticas sociales estaban diseñadas de tal manera que excluían precisamente a aquellas personas que más pudieran necesitarlas al establecer una serie de requisitos que por diversas cuestiones eran imposibles de satisfacer por ellas. La experiencia del Ingreso Mínimo Vital y las diversas adaptaciones que ha sido necesario realizar para no excluir a las personas en situación de sinhogarismo demuestran que este tipo de disposiciones son fundamentales. 

En cuanto al derecho a la información, las personas víctimas de discriminación tendrán derecho a recibir información completa y comprensible, así como asesoramiento adaptado a su contexto, necesidades y capacidades. Las personas en situación de sinhogarismo enfrenten a menudo barreras de exclusión debido a la falta de accesibilidad de la información, que deberán ser atendidas por las administraciones para evitar procesos de victimización secundaria. Además, las asociaciones y organizaciones legalmente constituidas que tengan entre sus fines la defensa y promoción de los derechos humanos estarán legitimadas para defender los derechos e intereses de las personas afiliadas, asociadas o usuarias de sus servicios. 

A pesar de las mejoras introducidas, una cuestión fundamental para combatir la aporofobia ha quedado fuera del texto aprobado por el Congreso: la prohibición de normativas que, bajo el pretexto de proteger la seguridad ciudadana, discriminan a las personas que viven en la calle.  

El Senado tiene ahora la oportunidad de introducir esta enmienda, que declare nulas las disposiciones administrativas que atenten contra el derecho a la igualdad de trato de las personas en situación de sinhogarismo utilizando el pretexto de la seguridad o la convivencia ciudadana. De esta manera, ordenanzas aporofóbicas como la aprobada recientemente por el Ayuntamiento de Alicante no tendrán cabida en nuestra sociedad. 

Además de ser incompatible con el derecho a la no discriminación, resulta ilógico que las mismas administraciones que deberían garantizar el acceso a la vivienda de la ciudadanía sancionen a las personas que ven vulnerado su derecho humano a un hogar. El sinhogarismo se soluciona garantizando el derecho a la vivienda, no ahondando en la exclusión de las personas que carecen de un hogar o tratando de expulsarlas de los espacios públicos.  

Esperamos poder celebrar pronto la introducción de esta enmienda, y animamos al Senado a apostar por hacer de España un país más humano y libre de aporofobia. HOGAR SÍ. 

 

Si tú también quieres sumarte, únete ahora https://hogarsi.org/sin-aporofobia  

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies